¿Qué es una vocación ecológica y qué le impulsa a uno a responder a ella?

0
145
Qué es una vocación ecológica y qué le impulsa a uno a responder a ella

La vocación ecológica es una llamada a seguir una educación y una carrera en las ciencias biológicas, con especial atención a las cuestiones relacionadas con la conservación y la sostenibilidad.

La vocación ecológica puede ejercerse como biólogo, ecólogo, botánico, microbiólogo o biólogo de la fauna salvaje.

También se puede seguir una carrera científica a través de carreras como la docencia o la elaboración de políticas.

Los científicos medioambientales que trabajan para la Administración suelen ayudar a mantener los recursos naturales y proteger a las especies de la extinción.

Los científicos medioambientales que trabajan para empresas privadas ayudan a desarrollar nuevas formas de utilizar los recursos naturales sin dañarlos.

Los estudiantes de ciencias ambientales deben estar preparados para vivir experiencias prácticas tanto dentro como fuera del aula.

La vocación ecológica es una llamada a seguir una educación y una carrera en las ciencias biológicas, con un enfoque en temas que implican la conservación y la sostenibilidad.

La vocación ecológica es una llamada a seguir una educación y una carrera en las ciencias biológicas, con un enfoque en temas relacionados con la conservación y la sostenibilidad.

Como estudiante de vocación ecológica, estudiarás cómo afectan los seres humanos a nuestro planeta y sus ecosistemas, así como la forma en que podemos vivir de forma más sostenible en nuestro planeta mediante una mejor administración de los recursos naturales.

Podrías formarte como biólogo o ecólogo que estudia cómo afecta el ser humano a su entorno local; o podrías convertirte en botánico que estudia la vida de las plantas; o tal vez quieras ser microbiólogo y trabajar en nuevas formas de limpiar la contaminación de los sistemas acuáticos (casualmente, éste es uno de mis intereses de investigación).

O quizá tu vocación esté en otro campo: ¿la biología de la fauna salvaje? ¿La biología marina? Sea cual sea el camino que más te convenga, ¡puedes elegirlo!

La vocación ecológica puede ejercerse como biólogo, ecólogo, botánico, microbiólogo o biólogo de la fauna salvaje.

La vocación ecológica puede ejercerse como biólogo, ecólogo, botánico o microbiólogo.

La biología es el estudio de los organismos vivos.

Incluye su estructura, función y desarrollo; su origen y evolución; su diversidad; y los procesos que rigen estas características.

La ecología es el estudio de la relación entre los organismos vivos y su entorno.

Examina cómo los organismos interactúan entre sí en comunidades (es decir, poblaciones) o ecosistemas (es decir, hábitats).

La botánica es el estudio de las plantas, incluidas las especies silvestres y cultivadas, así como las algas acuáticas.

Los botánicos se ocupan de identificar nuevas especies mediante la recolección de especímenes en diversos lugares de Canadá y del mundo para crear catálogos detallados en los que se describen con todo lujo de detalles mediante dibujos/fotos junto con descripciones escritas en un lenguaje técnico que sólo entienden otros expertos de este campo.

También pueden especializarse en subespecialidades como la taxonomía, que consiste en clasificar los seres vivos según determinados criterios, como las relaciones evolutivas entre grupos basadas en características compartidas que se encuentran exclusivamente dentro de esos mismos grupos.

También puedes dedicarte a las ciencias a través de carreras como la docencia o la elaboración de políticas.

  • Puedes dedicarte a la ciencia en carreras como la docencia o la elaboración de políticas.

     

  • Necesitas una buena formación, con al menos una licenciatura en biología u otro campo de las ciencias de la vida.

     

  • Si quieres enseñar en la universidad, necesitarás un máster en biología u otro campo relacionado, además de cursos centrados en la pedagogía (cómo deben enseñar los profesores) y el conocimiento de los contenidos (qué deben aprender los alumnos).

     

  • Si te interesa más la política medioambiental que la investigación, también puedes explorar muchas vías.

     

  • Por ejemplo, hay organismos estatales dedicados a proteger el hábitat de la fauna salvaje; estos puestos suelen requerir un título superior pero no exigen conocimientos especializados de biología o ecología.

Los científicos medioambientales que trabajan en puestos gubernamentales suelen ayudar a mantener los recursos naturales y proteger a las especies de la extinción.

Los científicos medioambientales que trabajan en la administración pública suelen ayudar a mantener los recursos naturales y proteger a las especies de la extinción.

También trabajan para prevenir la contaminación y otras alteraciones del medio ambiente, como vertidos de petróleo u otros accidentes que puedan contaminar una zona local.

Los organismos públicos emplean a científicos medioambientales para controlar la calidad del aire y del agua y el uso del suelo, con el fin de garantizar que las personas no dañen el medio ambiente con sus acciones.

Algunos de estos empleos requieren titulación superior en universidades acreditadas; otros no requieren ningún tipo de formación universitaria (aunque la mayoría de las empresas prefieren candidatos con algún tipo de formación postsecundaria).

Los científicos medioambientales que trabajan para empresas privadas ayudan a desarrollar nuevas formas de utilizar los recursos naturales sin dañarlos.

Los científicos medioambientales que trabajan para empresas privadas ayudan a desarrollar nuevas formas de utilizar los recursos naturales sin dañarlos.

También pueden ayudar a empresas y gobiernos a desarrollar nuevas formas de utilizar los recursos naturales sin dañar el medio ambiente.

El objetivo es garantizar que el medio ambiente no resulte dañado por la actividad humana.

Los estudiantes de Ciencias Ambientales deben estar preparados para vivir experiencias prácticas tanto dentro como fuera del aula.

  • En el aula, los alumnos aprenden el método científico y a realizar investigaciones. La atención se centra en la comprensión de los principios subyacentes de la ecología y la biología, así como en el aprendizaje de temas específicos como la edafología o la dinámica de poblaciones.

     

  • Los estudiantes deben estar preparados para el trabajo de campo, que puede realizarse en un laboratorio o sobre el terreno.

     

  • El trabajo de campo ofrece a los estudiantes la oportunidad de aplicar sus conocimientos sobre los procesos ecológicos mientras trabajan con organismos vivos en condiciones reales (como el estudio de los polinizadores en el campus).

     

  • Esta experiencia les ayuda a desarrollar las habilidades necesarias para llevar a cabo proyectos de investigación en el futuro, especialmente aquellos que requieren la recogida de datos en lugares remotos.

     

  • Los estudiantes también deben estar preparados para el estudio independiente y las oportunidades de investigación; esto les da una ventaja sobre otros solicitantes que carecen de estas experiencias al solicitar puestos de trabajo después de la graduación.

Seguir una vocación ecológica significa comprometerse a proteger la biodiversidad de nuestro planeta para las generaciones futuras.

Ser ecológico significa comprometerse a proteger la biodiversidad de nuestro planeta para las generaciones futuras.

La biodiversidad es la variedad de vida en la Tierra, incluidas todas las plantas y animales (incluidos los humanos), sus genes y los ecosistemas que habitan.

La conservación de la biodiversidad es esencial porque ayuda a garantizar la supervivencia humana manteniendo sistemas naturales que proporcionan aire y agua limpios; regulan el clima; purifican el suelo; proporcionan alimentos, combustible y fibra; proporcionan medicinas; reciclan nutrientes;

Absorben dióxido de carbono de la atmósfera mediante la fotosíntesis; reducen la erosión estabilizando los suelos con raíces o capas de hojarasca; proporcionan hábitats para otros organismos, incluidos los polinizadores necesarios para la producción de cultivos

Conclusion

La vocación ecológica es una llamada a seguir una educación y una carrera en las ciencias biológicas, con especial atención a las cuestiones relacionadas con la conservación y la sostenibilidad.

La vocación ecológica puede ejercerse como biólogo, ecólogo, botánico o microbiólogo.

También se puede seguir una carrera científica a través de la enseñanza o la elaboración de políticas.

Los científicos medioambientales que trabajan en la Administración suelen ayudar a mantener los recursos naturales y proteger a las especies de la extinción, mientras que los que trabajan para empresas privadas ayudan a desarrollar nuevas formas de utilizar los recursos naturales sin dañarlos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.