¿Cómo serán los smartphones en 2050?

0
57
Cómo serán los smartphones en 2050

Los teléfonos inteligentes no son una tecnología nueva, pero siguen evolucionando.

Los últimos teléfonos ya han alcanzado el nivel de inteligencia artificial y pueden superar a los humanos en cuanto a capacidad de procesamiento.

Sin embargo, ¿qué cambiará en los próximos 30 años? A continuación veremos cómo cambiarán los smartphones con el tiempo y qué características deberíamos esperar ver en 2050.

La tendencia actual apunta a que los smartphones serán cada vez más inteligentes y potentes, lo que permitirá utilizarlos sin conexión a Internet.

La tendencia actual es que los smartphones sean cada vez más inteligentes y potentes, lo que permite utilizarlos sin conexión a Internet.

Esto se debe al Internet de las Cosas (IoT), que hace referencia a los dispositivos que pueden comunicarse entre sí a través de redes inalámbricas o la nube.

Por ejemplo, tu smartphone puede conectarse con tu coche a través de la tecnología Bluetooth. Entonces, cuando llegues a casa después del trabajo y aparques delante de tu casa con el motor apagado, tu teléfono le dirá automáticamente a tu sistema doméstico inteligente que estás en casa para que pueda encender las luces o ajustar el termostato en consecuencia ¡sin tener ningún tipo de interacción directa contigo!

Los dispositivos controlarán mejor su entorno y podrán monitorizarlo todo, desde la temperatura corporal interna hasta el ambiente externo.

A medida que el mundo avanza tecnológicamente, es importante mantenerse al día de las últimas tendencias. Una de ellas es el desarrollo de los teléfonos inteligentes, cada vez más potentes.

En 2050, es probable que veamos dispositivos aún más sofisticados capaces de controlar su propio entorno y monitorizar desde la temperatura corporal interna hasta factores ambientales externos como la humedad o la temperatura.

La cámara empezará a funcionar como un ojo y será capaz de percibir información sobre el mundo que nos rodea.

En el futuro, los smartphones podrán ver en la oscuridad, a través de objetos e incluso en las esquinas. La cámara también podrá identificar objetos y reconocer caras.

La tecnología que hay detrás de todo esto se llama “fotografía computacional”, que utiliza algoritmos para procesar las imágenes en lugar de sensores de luz.

Por ejemplo, si haces una foto en condiciones de poca luz con la cámara de tu smartphone actual, no tiene más remedio que usar su flash integrado para poder captar suficiente luz en su sensor (por eso la mayoría de los smartphones tienen fotos terribles en modo nocturno).

Pero si se utilizara una cámara computacional, no habría necesidad de una fuente externa de iluminación: la imagen podría procesarse simplemente mediante algoritmos que detectaran lo que se ha fotografiado sin necesidad de iluminación adicional.

Tu smartphone sabrá dónde estás y qué estás haciendo, por lo que será capaz de adaptarse en función de estos datos.

A medida que tu teléfono sea más inteligente, podrá adaptarse en función de tu ubicación y actividad. Si caminas por la calle de noche, podría encender automáticamente la linterna y saber dónde has estado en caso de emergencia.

Si estás conduciendo por una zona desconocida, podría dirigirte a restaurantes o tiendas cercanas basándose en lo que otras personas que han conducido hasta allí han calificado como buenas o malas experiencias.

El futuro de los teléfonos inteligentes será la personalización, no sólo porque cada persona tiene necesidades diferentes, sino también porque cada persona tiene preferencias distintas sobre cómo quiere que funcione o se vea su tecnología.

Nos harán la vida más fácil al proporcionarnos información sobre lo que necesitamos para resolver tareas específicas (por ejemplo, ir de compras).

En el futuro, los teléfonos inteligentes podrán ayudarnos en nuestras tareas cotidianas. Por ejemplo, nos proporcionarán información sobre lo que necesitamos para resolver tareas específicas (por ejemplo, ir de compras).

Esto ya ocurre hoy en día, ya que muchas personas utilizan sus teléfonos mientras compran por Internet o en tiendas.

Los teléfonos inteligentes también podrán ayudarnos con nuestra salud.

Pueden recordarnos cuándo es la hora de una cita o incluso detectar enfermedades a través de diversos sensores integrados en los sistemas de hardware y software del teléfono, como acelerómetros y giroscopios, que miden patrones de movimiento a lo largo del tiempo que pueden indicar ciertas afecciones médicas, como la enfermedad de Parkinson o la apnea del sueño.

Además, algunos investigadores han encontrado formas mediante las cuales pueden utilizar datos de aplicaciones móviles como Fitbit o Apple HealthKit para que las personas puedan realizar un seguimiento de su progreso hacia la consecución de sus objetivos de fitness sin tener acceso únicamente a través de la tecnología wearable, sino también a través de estas aplicaciones.

Nuestros dispositivos funcionarán como un asistente personal, ayudándonos en tareas cotidianas como pedir comida o reservar entradas para el teatro.

En 2050, los teléfonos inteligentes funcionarán como asistentes personales, ayudando a la gente en tareas cotidianas como pedir comida y reservar entradas para el teatro.

También podrán ayudarle a reservar un taxi, comprobar el estado de su vuelo e incluso encontrar un cajero automático si necesita dinero sobre la marcha.

El teléfono inteligente podrá darle indicaciones para llegar a donde quiera, ya sea a casa, a la oficina o a cualquier otro lugar.

Los teléfonos inteligentes pueden convertirse en una nueva forma de comunicarnos con amigos y familiares sin tener que salir de casa o de la oficina.

En tono profesional

También puedes utilizar el teléfono para comunicarte con amigos y familiares sin tener que salir de casa o de la oficina. Si quieres saber cómo le va a alguien, no hace falta que le llames; basta con que le envíes un mensaje de texto rápido. Si no responden a tiempo, no te preocupes, siempre puedes volver a comprobarlo más tarde.

Es probable que el teléfono del futuro reconozca caras, por lo que reconocer a las personas que intenten acceder sin autorización será mucho más sencillo de lo que permite la tecnología actual (Face ID).

Es probable que el teléfono del futuro reconozca caras, por lo que reconocer a las personas que intenten acceder sin autorización será mucho más fácil de lo que permite la tecnología actual (Face ID).

La función de reconocimiento facial ya se utiliza hoy en día en los teléfonos, pero no es todo lo precisa que podría ser.

Por ejemplo, si alguien intenta engañar a tu teléfono con una foto tuya y no quieres que tenga acceso a nada de tu dispositivo, como el correo electrónico o las cuentas de redes sociales, entonces esto sería una mejora con respecto a lo que tenemos ahora, porque evitaría el acceso no autorizado utilizando solo imágenes que realmente se toman de cámaras en tiempo real.

Los teléfonos inteligentes en 2050 pueden tener un aspecto muy diferente al de los teléfonos actuales, pero seguirán utilizándose para el entretenimiento, la comunicación y el trabajo

En 2050, los teléfonos inteligentes serán más potentes y podrán realizar más funciones que los actuales. Podrían ser capaces de controlar su entorno, por ejemplo, controlando la temperatura de una habitación y ajustándola si hace demasiado frío o calor.

La cámara también podría funcionar como un ojo: ya no necesitaría gafas para corregir la vista porque su smartphone sería capaz de corregirla automáticamente (o al menos ofrecería una opción de realidad aumentada).

Conclusión

Es difícil saber qué nos deparará el futuro, pero es seguro afirmar que los smartphones seguirán evolucionando con el tiempo. La forma en que los usamos ya ha cambiado drásticamente en las últimas décadas y no hay razón para que esta tendencia no continúe en 2050.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.